Vuelve la gratitud un hábito
Vuelve la gratitud un hábito

Al principio poner en práctica las virtudes como la humildad, la justicia, la autenticidad, la fuerza de voluntad, el lenguaje positivo, la paciencia, o la gratitud, resulta complicado debido a que que tienes que desapegarte de viejos estilos y formas de vida que ya te resultan naturales, pero que a la vez te enferman física y emocionalmente.

Sin embargo, una vez que éstas se vuelven parte de tu vida, hasta en automático las vives. La neurociencia afirma que para que una actividad logre convertirse en hábito, y que las zonas inconscientes del cerebro tomen la responsabilidad de ésta y que surja de manera automática, toma alrededor de 21 días de repetición constante.

Vuelve la gratitud un hábito
Vuelve la gratitud un hábito

Es decir, si hoy decidieras cambiar tu rutina de bañarte o de cepillado de dientes, te tomaría alrededor de 21 días para que este proceso se hiciera de manera automática sin meterle tanto esfuerzo cognitivo.

También te puede interesar: Lo que pides es lo que no estás dando

Lo mismo sucede con la gratitud, tal vez hoy decidas todos los días dar gracias por un nuevo día y por tu vida, si lo repites así por 21 días, tu mente inconsciente sabrá que es algo que ya será parte de tu vida y lo adoptará como una rutina automática.

Vuelve la gratitud un hábito
Vuelve la gratitud un hábito

Puedes empezar con estas actividades para que la gratitud eventualmente se integre a tu ser:

  • Agradecer a la Madre Tierra, todos los días, los alimentos que te provee justo antes de comerlos.
  • Agradecer a tus padres, todos los días, la vida antes de ir a dormir, por mensaje o en pensamiento.
  • Agradecer cada parte de tu cuerpo, todos los días, el gran trabajo que hacen para ti.
  • Agradecer a un amigo, todos los días, su amistad
  • Agradecer a un maestro, todos los días, algún aprendizaje que de ellos hayas obtenido, aunque sea en tu pensamiento.

Inscríbete al Reto de Gratitud, atrévete a realizarlo.Agradecer a los desconocidos que vayas encontrando por la calle y con los que tengas algún contacto, el servicio que te ofrecen, sus palabras, su apoyo, o cualquier cosa que se te ocurra. Agradecer a tus colaboradores, jefes, clientes o proveedores, el valor que te agregan. El Factor Gratitud es sin duda la mejor forma para comenzar es agradecerte a ti mismo por cualquier cosa de tu pasado que te haya dejado con culpa. Recuerda que la culpa es un gran instrumento de tu cuerpo-mente para llamar tu atención y aprender una gran lección.

Pero una vez que aprendes la lección y que sientes incluso gratitud por esta, es hora de dejar ir la culpa, su misión está cumplida. Puedes empezar con cosas sencillas para agradecer, y poco a poco puedes ir enfocándote en las vivencias duras, hasta llegar a las más complejas como abandonos, infidelidades, golpes físicos, abusos, desprecios, etc. Cuando logres esto te habrás convertido en un  gran maestro de la gratitud. No te enfoques es agradecer sólo aquello que deseas con todo tu corazón y mente, a lo mejor eso no es lo correcto para ti en este momento. A lo mejor lo que deseas sólo es producto de tu ego o tu máscara terrenal, corporativa y material.

Inscríbete al Reto de Gratitud, atrévete a realizarlo.