Debemos ser coherentes con nuestras palabras y acciones, no solamente lanzar promesas al aire, sino visualizarnos y no cometer esos errores que tanto criticamos. Un ejemplo muy crudo pero entendible es el marido que golpea cada día a su mujer y llorando en la noche le pide perdón diciendo “Te amo, no volverá a pasar, te lo prometo” pero al día siguiente ocurre lo mismo ¿Eso es realmente lo que está demostrando? Más bien es todo lo contrario.

Reflexiona, tranquiliza tu mente y medita sobre lo que acabas de leer. Piensa en todas esas veces que la incongruencia entre tus palabras y tu actuar ha lastimado a quienes amas.

Aquí te daré algunos de los ejemplos que más cometemos en la vida:

1. No nos cuidamos: No basta con desear tener buena salud o pedirle a Dios que nos libre de enfermedades peligrosas, la verdadera recompensa se encontrará si actuamos con moderación, cuidamos nuestros hábitos alimenticios y nos mantenemos alejados de los vicios. De nada sirve lamentarse cuando la salud se ve deteriorada, lo mejor es actuar y cuidarse antes que eso ocurra.

2. No dedicamos tiempo a la familia: Una incongruencia muy común entre los proveedores del hogar es dar menos importancia a lo que se supone es lo más sagrado e importante: la familia, muchas veces justificamos la ausencia con el trabajo “Es que trabajo 12 horas diarias para que a mi familia no le falte nada” Es entendible hasta cierto punto no querer que los nuestros sufran penurias, que no les falte alimento, ropa, etc. Sin embargo ¿De qué te servirá tener mucho dinero si tu familia se siente abandonada?

3. Cuidamos más un objeto que nuestra propia salud: La gente suele cuidar más su auto que su propia salud. Al auto le cambias el aceite periódicamente, si tiene un sonido extraño lo llevas al mecánico y cuando ocurre algún desperfecto tratas de arreglarlo lo más pronto posible, ahora analiza ¿Qué haces con tu cuerpo? ¿Realmente te mantienes alejado de los vicios dañinos? Porque muchas veces aun con consciencia consumimos grasas en exceso, tomamos bebidas exageradamente azucaradas y formamos malos hábitos que a la larga, se convierten en un estilo de vida sedentario, el cual puede llevarnos a un muerte prematura.

Punto clave: ¿Cómo evitar que estas incongruencias sigan afectando nuestra vida?

Realiza una lista analizando los puntos de incongruencia más notorios en tu vida diaria, tomate un momento para pensar mejor y detecta los problemas que éstos han causado en todo tu entorno con tu familia, amigos e incluso en el trabajo. Piensa cuál de todos esos aspectos está siendo más afectado, comienza poco a poco, checa tu lista y trabaja en lo más sencillo primero, lo que puedes quitar de tu vida rápidamente.

Se oye fácil pero es más complicado, aunque nunca imposible, verás que con esfuerzo, disciplina y tranquilidad lograrás superar todos estos aspectos negativos que afectan tu vida.