Cuando te la pasas comparándote, cuando tratas de hacer menos a otro, cuando tratas de demostrar que eres más que alguien, cuando alguien no hace lo que quieres y tú hablas mal de esa persona, cuando dices ser paz y estar conectada pero tus acciones dicen otra cosa, cuando tu belleza interna es lo que menos has sabido cultivar, cuando reaccionas haciendo berrinches o dejando de hablar, cuando dices querer a alguien pero en realidad lo envidias, cuando hablas más de lo que escuchas o reflexionas.

Todo eso habla de la poca autoestima que tienes y de cómo todo lo que ocurra afuera te afecta con facilidad. De cómo has aprendido a imponerte para destacar.

Cuando uno realmente se ama no compite, camina junto;
no hace que otro caiga, lo ayuda a levantarse;
no envidia, reconoce y aplaude;
no habla mal de otro, lo respeta;
no busca afuera pues ya encontró todo lo que es adentro…

Inscríbete al Reto de Gratitud, atrévete a realizarlo.

Artículo anteriorEl valor de pedir perdón
Artículo siguienteMiedo al rechazo
Alfonso Guerrero
Desde el 2009, ha impartido terapia a más de 3 mil 500 personas, además de coordinar cursos y conferencias alrededor del mundo. En el 2015 desarrolló el Seminario de Formación como Coach Espiritual que ha implementado en Colombia, Estados Unidos, Argentina, México, España, entre otros países. A partir del 2017 estableces su plataforma digital: www.coachalfonsoguerrero.com, con la que extiende el alcance de su mensaje y la aplicación de sus entrenamientos.