Descubre qué le pasa a nuestro cerebro cuando nos enamoramos
Descubre qué le pasa a nuestro cerebro cuando nos enamoramos

Cuando nuestro cerebro detecta que estás enamorado, libera dopamina, serotonina y oxitocina, esas son las tres hormonas que generan la sensación de bienestar, proporcionan energía y hacen que todo se vea bien. Estas hormonas son las culpables de que sintamos mariposas en el estómago.

El amor también causa que aumente la dosis de adrenalina, estrógenos y testosterona, esto explica el por qué sentimos nervios al ver a la persona de la que estamos enamorados y de igual manera sentimos atracción sexual hacia ella.

A como nos vamos enamorando el cerebro continua liberando otras sustancias químicas como las feromonas, feniletilamina, serotonina que estimulan los receptores de placer del cerebro y provocan síntomas como el aumento del ritmo cardíaco, la sudoración, la pérdida de apetito, la euforia… De ahí la expresión de que el amor es como una enfermedad, pues hasta tiene sus propios síntomas.

No podemos olvidarnos del olfato, el olor es uno de los más poderosos cuando hablamos del amor. El olor se queda gravado en nuestro cerebro y convoca muchas sensaciones en nosotros. Seguramente te ha pasado que vas caminando por la calle y percibes un olor y automáticamente te hace pensar en él o ella. El cerebro recrea la imagen de la persona especial y hace que el corazón se acelere.

También te puede interesar: Sé feliz con sólo 10 simples consejos

Descubre qué le pasa a nuestro cerebro cuando nos enamoramos
Descubre qué le pasa a nuestro cerebro cuando nos enamoramos

 

El amor es una fuerte inclinación emocional hacia una persona y en un sentido más amplio hacia un grupo de personas u objetos. Es un sentimiento humano universal, ya que tanto hombres como mujeres de distintas épocas, sociedades y niveles socioeconómicos han sido seducidos, perturbados, desconcertados por este poder, dominados por este sentimiento que muchos denominan como mágico.

El amor se ha concebido como un éxtasis vertiginoso que nos brinda momentos de felicidad apasionada, euforia, excitación, risa y satisfacción, implica formas de sentirse aceptado y entendido totalmente.

Las relaciones amorosas son extremadamente relevantes en la vida cotidiana, y el amor, como un impulso humano esencial, genera respuestas emocionales específicas que motivan a la persona a buscar a una pareja, con el fin de perpetuar la especie.

El amor romántico, también llamado amor obsesivo, apasionado, encaprichamiento proviene de nuestros antepasados para centrar atención en una pareja específica, conservando tiempo y energía, por lo que se ha denominado la más poderosa motivación humana.

Descubre qué le pasa a nuestro cerebro cuando nos enamoramos
Descubre qué le pasa a nuestro cerebro cuando nos enamoramos

Se realizó un estudio para fundamentar esta hipótesis, en donde se evaluaron 20 sujetos profundamente enamorados, 20 sujetos con trastorno obsesivo compulsivo no medicados y 20 controles normales, a los cuales se les recolectaron 20 ml de sangre y se procesaron, con el fin de ver la densidad del trasportador de serotonina en las plaquetas, los resultados nos indican que existe una disminución de la densidad del trasportador de serotonina en las plaquetas de los sujetos enamorados, similar a la de los pacientes con TOC.

Esta hipótesis nos puede explicar parcialmente el proceso de pensamiento obsesivo que se presenta durante el amor romántico. Se ha documentado que la etapa del amor romántico tiene un periodo cuya máxima duración es de tres años y en donde paulatinamente comienza a presentarse una regulación a la baja de receptores de dopamina, por lo cual disminuye la actividad de dicho neurotransmisor, motivo por el cual disminuye la atención dirigida hacia un objeto específico.

Al terminar la etapa de amor romántico, comienza a presentarse otro tipo de amor, el cual se desarrolló para permitir que nuestros antepasados vivieran con su pareja el tiempo suficiente para criar a un hijo durante su infancia.

Esta etapa es la llamada de apego, la cual es un tipo de amor apacible, de calma, paz, seguridad y unión, que se siente a menudo hacia una pareja duradera. La etapa de apego está mediada biológicamente por las concentraciones de vasopresina sérica y de oxitocina.

En conclusión, contamos con sistemas neurales que nos ayudan a preferir determinados estímulos que predicen una probable ventaja en la supervivencia y la adecuación reproductiva; así mismo, estos sistemas nos ayudan a evitar los estímulos predictores de lo contrario. El reto es entender los mecanismos naturales que inciden en las preferencias de pareja para aprovechar la ventaja de nuestra capacidad de crear vínculos afectivos.

¿Por qué sientes a veces unas ganas incontrolables de besar a tu pareja?

Una de las últimas investigaciones ha revelado que el intercambio de saliva es fundamental para escoger a nuestra pareja ideal. Al besarnos con esa persona especial, las cantidades de cortisol se reducen, haciendo que nuestro nivel de estrés también disminuya.

Interesante ¿no?, cuéntanos si conocías alguno de estos datos. No olvides compartir con tus amigos.

Con información de: www.elpais.com.co

Inscríbete al Reto de Gratitud, atrévete a realizarlo.