Cuando la vida nos niega oportunidades y las cosas no salen como queríamos, nos desanima y nos obliga a comenzar de nuevo en otro camino. Aprender que existen límites es lo mejor para superar las pérdidas.

Todos deben comprender y aceptar que no todo saldrá bien siempre. A esto se le llama tolerancia a la frustración y es algo fundamental de una personalidad madura.

Quien no cuente con ella es un caprichoso. Cuando los adultos no logran comprenderlo, deben de entender y asumir que siempre están a tiempo de empezar.

Aprende a aceptar los “NO” de la vida
Aprende a aceptar los “NO” de la vida

Esta comprobado que el ser humano logra bienestar si en sus relaciones con el mismo se mantiene en límites. Si crean objetivos y expectativas fuera de los límites personales se sienten mal. Sus capacidades y aptitudes de ser intentan sobrepasar la realidad.

Debemos aprender a vivir con limitaciones que impliquen respeto a nosotros mismos y a los demás por consciencia y armonía.

Hay que aprender limites para aceptar lo que la vida nos da y nos quita, siempre debemos ver más allá y aprender de todo. Con sabiduría podemos llegar a conocernos a nosotros mismos mejor.