7 errores que padres cometen con sus hijos. Tu no los puedes dejar pasar
7 errores que padres cometen con sus hijos. Tu no los puedes dejar pasar

Es fácil decirle a nuestros padres sus errores, después de una infancia difícil es imposible romper los patrones vividos en esa etapa, pero no por ello culparás a quienes, con esfuerzo y dificultad, hicieron todo por sacarnos adelante.

Es nuestro turno de sanar y romper esos malos ejemplos por los que la mayoría pasamos. Hoy existe mucha información en internet que podemos usar día con día y ayudar a nuestros hijos a tener un saludable desarrollo físico y emocional.

Claro, siempre es necesario saber discernir entre la gran cantidad de información que se encuentra en la web, por lo mismo, te recomiendo consultar fuentes de confianza.

También te puede interesar: Cuanto más tiempo pasas con tus padres, más tiempo vivirán

Aquí te comento algunos errores más comunes que nuestros padres cometieron y que, tal vez, hemos repetido:

1. Recurrir a golpes:

 

Recurrir a golpes
Recurrir a golpes

Una de las cosas que más hacían nuestros padres era hacernos aprender con golpes y castigos físicos. Aunque parecía que funcionaba, la violencia no es el mejor camino para cambiar malas conductas.

La violencia genera miedo, desconfianza, estrés y una serie de traumas emocionales que lo afectarán toda su vida, se vuelven tímidos, inseguros e incluso con tendencias depresivas.

No cometas el mismo error, todo conflicto puede solucionarse hablando, con amor y paciencia.

2. Tratar a todos los hijos de la misma manera:

Tratar a todos los hijos de la misma manera
Tratar a todos los hijos de la misma manera

La frase más escuchada en el pasado: “Todos coludos, o todos rabones”. Muchos padres aplicaban la norma porque querían ser “justos” con sus hijos. Dejaban pasar que cada uno tiene personalidad distinta. No compares y trates a tus hijos con la misma dureza, ya que todos somos diferentes.

3. Castigos exagerados:

Castigos exagerados
Castigos exagerados

La mayoría de los padres trataban a los hijos con insultos, descalificaciones y humillaciones “para aprender la lección”.

Para educar y poner límites hay que ser asertivos. Los padres no deben perder los papales, han de controlar su actitud por mucho que el hijo les provoque.

La corrección a tiempo siempre será mejor que cualquier otra orden impulsiva y exagerada, que valla con insultos y descalificaciones, ya que éstas pueden dañar la autoestima de los hijos.

4. No creer en su palabra:

No creer en su palabra
No creer en su palabra

Debes escuchar a tus hijos, de esa manera se sienten con atención, apreciados y amados. Un pequeño ignorado por sus padres sufrirá por sentirse rechazado.

5. No demostrar cariño:

Demostrar cariño hacía tus hijos es demasiado importante. Es muy fácil pensar “él sabe que lo amo”, pero no está de más demostrar el cariño y también expresarlo con palabras, abrazos y gestos cariñosos.

Recuerda que las palabras amorosas elevan la autoestima de los hijos, ayudan a sembrar la confianza y un apego emocional saludable, reforzando el vínculo con sus padres.

6. Darles responsabilidades mayores para su edad:

Darles responsabilidades mayores para su edad
Darles responsabilidades mayores para su edad

Es normal que los padres quieran hacer madurar a sus hijos antes de tiempo o pedirles responsabilidades no aptas para su edad. No nos referimos a actividades como apoyar en limpieza, arreglar su habitación, sino hacerse cargo de sus hermanos o dejarlos solos en casa aún siendo pequeños. Debemos dejarles vivir su infancia feliz, tranquila y llena de amor.

7. Desapego emocional:

Desapego emocional
Desapego emocional

El abandono emocional afecta a los niños, y es un error que muchos padres cometieron en su afán de criar ‘‘hijos fuertes”. Ignorar las necesidades de los hijos es una forma de maltrato, porque ellos requieren reforzar su valor y su autoimagen con la aprobación de los papás. Negar afecto vuelve al pequeño inseguro y buscará aprobación de sus amistades.

Como padres debemos evitar caer en estas conductas que sólo dañan a la familia. Lo mejor es informarnos y cambiar lo que sufrimos de pequeños. Quizá en la manera de educar a los hijos tengamos nuestros propios errores, pero si adoptamos buenos hábitos será más sencillo tener una relación sana y llena de amor con ellos.

Inscríbete al Reto de Gratitud, atrévete a realizarlo.